Hemos encontrado recientemente comentarios que nos llevan al debate sobre la utilidad de la acreditación para avanzar hacia la calidad.

En muchos casos se llega a descalificar a la acreditación por la presencia de episodios de falta de control diario interno. Incluso se la califica como “un sello de goma”.

Esto no es cierto ni ayuda al proceso hacia la calidad. El tema de las relaciones entre la acreditación y los resultados diarios es un debate permanente. Al respecto existen publicaciones y publicaciones de la Sociedad Internacional de Calidad ISQUA, de la OMS y la FIH.

Con ese criterio, también sería un “sello de goma” el que da la CONEAU a las Facultades cuando, por ejemplo, los profesores no llegan a horario o faltan, o cuando las instalaciones están sucias. Sería más que injusto descalificar el trabajo serio de años si encontramos un baño sucio  

En el campo de la medicina práctica sería como si descalificáramos un by pass o un stent porque un paciente falleció al colocárselo. ¿Dónde están los millones de casos con experiencias positivas?   

Recordemos que estamos frente a sistemas sociales complejos, en donde cada actor cuenta y tiene grados de libertad propios. Por lo tanto, tenemos la responsabilidad y la necesidad de apoyar esos cambios culturales sobre el respeto y la calidad durante las 24 hs.

Insistimos en que la acreditación es el primer paso porque lleva implícitas la autoevaluación y la participación. Esto se logra con el desarrollo conjunto entre la atención, la docencia y la investigación, propias de los hospitales universitarios

Aceptamos que en algunos establecimientos pueden existir problemas de comunicación interna y de participación, donde es más difícil el desarrollo de la cultura de la calidad y la seguridad. Sin embargo, esto no es motivo para descalificar esta estrategia; muy por el contrario la acreditación es un movimiento mundial, con sustento teórico y con evidencias empíricas indiscutibles.

Es ciencia. Hay mucha bibliografía sobre el tema. El futuro inmediato nos conduce hacia nuevas etapas y estrategias para avanzar en la aplicación del conocimiento de las ciencias médicas con calidad, seguridad y humanización. Y los establecimientos universitarios pueden hacer una importante contribución relacionando activamente la atención médica, la docencia y la investigación.


Dr. José María Paganini
Presidente del CENAS
Julio de 2015

Menú